Solo el cinco por ciento de las personas con Síndrome de Apnea del Sueño son tratadas

Vivir con apnea del sueño

El síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS) es un fenómeno clínico caracterizado por hipersomnolencia a lo largo del día, emisión de ronquidos durante la noche y tendencia al sobrepeso. En nuestros días, se sabe que la obstrucción de la vía respiratoria desempeña un papel esencial en el desarrollo de este trastorno.

En mujeres postmenopáusicas la prevalencia aumenta igualándose a la del varón. Existe poca evidencia a nivel científico en relación al SAHS en las mujeres.

La presentación clínica puede variar respecto a la propia de varones sobre todo por una mayor frecuencia de síntomas depresivos, ansiedad, cansancio general, falta de energía y dolor de cabeza.

Tener en mente estas alteraciones clínicas es esencial en el momento de decidir la probabilidad clínica pretesto de la paciente y el método diagnóstico a utilizar.

Precauciones para sobrevivir a la apnea del sueño

De este modo, la ESD fisiológica del embarazo o la postprandial no se consideran verdadera ESD. Hay que tener muy presente que existen muchas causas de excesiva somnolencia diurna no producidas por SAHS, entre aquéllas que se encuentran las derivadas de una mala higiene del sueño (insuficiencia de horas de sueño por factores externos, ruidos, pequeños, trabajo a turnos, jet-lag etc); enfermedades psiquiátricas (insomnios, depresión o efectos de los medicamentos usados); enfermedades respiratorias (síndrome de hipoventilación-obesidad, asma nocturno, etc); metabólicas o bien infecciosas y las enfermedades del ámbito de la neurología como la narcolepsia, el síndrome de piernas inquietas o la hipersomnia diurna idiopática, capaces de ocasionar una esencial cpap hipersomnolencia diurna y también interferir de forma semejante en las actividades y la calidad de la vida diaria que en los pacientes con SAHS.

Síndrome de apneas-hipopneas

El Síndrome de apneas-hipopneas del sueño (SAHS) se define como un cuadro caracterizado por somnolencia diurna excesiva, trastornos cognitivo-ideales, respiratorios, cardíacos, metabólicos o inflamatorios secundarios a capítulos repetidos de obstrucción de la vía aérea superior a lo largo del sueño.

Estos episodios provocan despertares transitorios repetidos que dan sitio a un sueño no reparador y descensos en la saturación de oxígeno que es la causa probable de las alteraciones cardiovasculares a medio-largo plazo.

Lo que ocurre con las personas que tienen apnea del sueño es que durante la noche tienen un colapso de la faringe.

Si la PR es negativa y la probabilidad clínica de SAHS es media o alta se ha de realizar una PSG. La utilización de la PR para descartar el SAHS en los casos con baja probabilidad, aunque es parte de la práctica clínica frecuente, no está validado, por lo que su utilización es cuestionable.

Detección y prevención de la Apnea del sueño

Para llenar el diagnóstico debemos someter al paciente a una revisión Otorrinolaringológica para conocer el estado de sus vías respiratorias. Hay algunas raras enfermedades que dan sitio a un deficiente control motor o falta de tono muscular en las estructuras del cuello.

Son la Siringomielia, la Miastenia Gravis la Distrofia Muscular y ciertas Miopatias.

Es usual que los pacientes que presentan estas enfermedades también tengan un Síndrome de Apnea del Sueño. Muchos niños con el síndrome de apnea del sueño tienden a tener las amígdalas y los adenoides más grandes.

Se desconoce si existe una edad a partir de la como la CPAP podría ser retirada, con lo que por el momento no se recomienda esta práctica. Son eficientes en el tratamiento del ronquido, del SAHS leve y moderado con bajo IMC y desaturaciones no esenciales (recomendación consistente, calidad de patentiza moderada).

Existen casos en los que desaparece el síndrome de apnea obstructiva del sueño coincidiendo con pérdida de peso, mas el curso suele ser progresivo y puede conducir a una muerte prematura por enfermedad cardiovascular o bien arritmias.

Las apneas, son pausas respiratorias que se dan cuando se bloquean las vías aéreas, si la persona se halla dormida pueden ir acompañadas de ronquidos.

Charlamos del síndrome de apnea/hipopnea del sueño cuando estas pausas respiratorias se producen múltiples veces en una hora a lo largo de la noche, mientras el individuo se halla dormido.

En la mayoría de los casos, el tratamiento calma por completo los síntomas y los inconvenientes de la apnea del sueño. Los dispositivos de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP, por sus iniciales en inglés) marchan mejor para el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño en la mayor parte de las personas.

Accidentes de tráfico

Cuando el sueño se interrumpe durante la noche, puede estar somnoliento durante el día. Las personas con apnea del sueño tienen mayor peligro de padecer accidentes de tránsito, accidentes de trabajo y otros problemas de salud.

La CPAP nasal es más eficaz que el placebo para prosperar la somnolencia y la calidad de vida en pacientes con SAHS. Corrige los fenómenos obstructivos, el ronquido, las desaturaciones y los arousals secundarios a eventos respiratorios, la arquitectura de sueño, la capacidad de atención, entre otras muchas variables cognitivas, reduce el riesgo de accidentes de tráfico y normaliza las cantidades de tensión arterial en un porcentaje de enfermos hipertensos.

El tratamiento con CPAP en pacientes con SAHS e insuficiencia cardiaca revierte estos fenómenos (recomendación consistente, calidad de patentiza moderada)

El SAHS en la mujer En la población general, la prevalencia del SAHS en la mujer es menor que en los hombres pero hay un mayor porcentaje de falta de diagnóstico.

Algunos de los genes relacionados con la apnea del sueño están asociados con el desarrollo estructural de la cara y el cráneo y con la forma en que el cerebro controla el sueño y la respiración a lo largo del sueño. Algunos genes también están asociados con la obesidad y la inflamación.